Skip to content

Estás utilizando un navegador anticuado

Este sitio no es compatible con Internet Explorer y Microsoft ha dejado de publicar actualizaciones, por lo que puedes encontrar problemas al visitar este sitio y te recomendamos encarecidamente que actualices tu navegador para obtener una funcionalidad web moderna, una mejor experiencia de usuario y una mayor seguridad.

Actualizar mi navegador

Cuatro países concedieron a la naturaleza la misma protección que a los humanos

8 min. de lectura

Planeta Sostenible
Four countries that have granted the natural world the same protection as humans
Source: Unsplash/Eutah Mizushima

He aquí cuatro países que conceden al mundo natural los mismos derechos que a los humanos para proteger la naturaleza de la destrucción y la explotación y preservar nuestro planeta para las generaciones futuras.

¿Hay que dar a la naturaleza derechos «humanos» de protección?

El Foro Económico Mundial informó recientemente de lo que se está convirtiendo en un movimiento mundial de rápido crecimiento por el que los ecologistas están adoptando una nueva vía legal para proteger el planeta: dotar a los ríos, arrecifes y hábitats amenazados de "derechos de la naturaleza" que anulan el derecho humano a sufrir daños, que se mantiene desde hace tiempo. Sus partidarios dicen que están empezando a conseguir victorias y ven que el impulso está aumentando, sobre todo porque los crecientes efectos del cambio climático estimulan la apertura a nuevas ideas y estrategias no probadas. Estos son cuatro países que otorgan al mundo natural los mismos derechos que a los humanos para proteger la naturaleza de la destrucción y la explotación y preservar nuestro planeta para las generaciones futuras.

Ecuador reescribió su Constitución en 2007-2008 y fue ratificada en referéndum por el pueblo ecuatoriano en septiembre de 2008. La nueva Constitución ecuatoriana incluye un capítulo:  Derechos de la Naturaleza. En lugar de tratar la naturaleza como una propiedad bajo la ley, los artículos de Derechos para la Naturaleza reconocen que la naturaleza en todas sus formas de vida tiene derecho a existir, persistir, mantener y regenerar sus ciclos vitales.
Ecuador es el primer país en reconocer los derechos de la naturaleza en su Constitución Ecuador reescribió su Constitución en 2007-2008 y fue ratificada en referéndum por el pueblo ecuatoriano en septiembre de 2008. La nueva Constitución ecuatoriana incluye un capítulo: Derechos de la Naturaleza. En lugar de tratar la naturaleza como una propiedad bajo la ley, los artículos de Derechos para la Naturaleza reconocen que la naturaleza en todas sus formas de vida tiene derecho a existir, persistir, mantener y regenerar sus ciclos vitales. Source: Unsplash/David Torres

Ecuador es el primer país que reconoce los Derechos de la Naturaleza en su Constitución.

Ecuador depende en gran medida de los ingresos obtenidos de la explotación de sus recursos naturales. La mayor exportación del país, el petróleo crudo, representa el 29% del PIB ecuatoriano, con un valor total de 5.630 millones de dólares. Esto ha provocado que el país sufra una gran deforestación en la Amazonia, agua contaminada y enfermedades generalizadas.

Ecuador también alberga al menos ocho tribus de pueblos indígenas, la mayoría de las cuales residen en la Amazonia, que han sufrido las consecuencias medioambientales negativas de la extracción de petróleo. Tras varios años de empeoramiento de las condiciones económicas y medioambientales, los levantamientos de varias comunidades indígenas, que se encontraron con que recibían menos apoyo del Estado, al tiempo que sus tierras eran cada vez más invadidas por las empresas petroleras, llamaron la atención sobre sus preocupaciones.

Ecuador reescribió su Constitución en 2007-2008 y fue ratificada en referéndum por el pueblo ecuatoriano en septiembre de 2008. La nueva Constitución ecuatoriana incluye un capítulo: Derechos de la Naturaleza. En lugar de tratar la naturaleza como una propiedad bajo la ley, los artículos de Derechos para la Naturaleza reconocen que la naturaleza en todas sus formas de vida tiene derecho a existir, persistir, mantener y regenerar sus ciclos vitales. Y nosotros -la gente- tenemos la autoridad legal para hacer valer estos derechos en nombre de los ecosistemas. El propio ecosistema puede ser nombrado como demandado.

Fuente: The Rights of Nature

El tribunal ordenó al gobierno -tanto a nivel local como nacional-, junto con los ministerios de Medio Ambiente y Agricultura y las autoridades medioambientales, que presentaran planes de acción en el plazo de cuatro meses para combatir la deforestación en la Amazonia. Según los jueces, la destrucción de la Amazonia conlleva un daño
El máximo tribunal de Colombia ordena al gobierno que proteja la selva amazónica. El tribunal ordenó al gobierno -tanto a nivel local como nacional-, junto con los ministerios de Medio Ambiente y Agricultura y las autoridades medioambientales, que presentaran planes de acción en el plazo de cuatro meses para combatir la deforestación en la Amazonia. Según los jueces, la destrucción de la Amazonia conlleva un daño «inminente y grave» para las generaciones presentes y futuras. Source: Unsplash/Sara Pinto

El Tribunal Supremo de Colombia ordenó al gobierno proteger la selva amazónica en un caso histórico

En 2018, el más alto tribunal de Colombia dijo al gobierno que debe tomar medidas urgentes para proteger su selva amazónica y frenar la creciente deforestación, en lo que los activistas dijeron que era un momento histórico que debería ayudar a conservar los bosques y contrarrestar el cambio climático.

En su sentencia de abril de 2018, los jueces afirmaron que Colombia -que alberga una franja de selva tropical del tamaño aproximado de Alemania e Inglaterra juntas- vio aumentar las tasas de deforestación en su región amazónica en un 44% entre 2015 y 2016.

La sentencia se produjo después de que un grupo de 25 jóvenes demandantes, de edades comprendidas entre los siete y los 26 años, presentaran una demanda contra el gobierno exigiendo que protegiera su derecho a un medio ambiente sano. Los demandantes habían afirmado que la incapacidad del gobierno para detener la destrucción de la Amazonia ponía en peligro su futuro y violaba sus derechos constitucionales a un medio ambiente sano, a la vida, a la alimentación y al agua.

"La decisión de la Corte Suprema marca un precedente histórico en materia de litigios sobre el cambio climático", dijo Camila Bustos, una de las demandantes e investigadora de Dejusticia.

En su sentencia, el tribunal reconoce a la Amazonia colombiana como "entidad sujeto de derechos", lo que significa que la selva tiene los mismos derechos legales que un ser humano.

"La sentencia establece la importancia de proteger los derechos de las generaciones futuras, e incluso declara a la Amazonía como sujeto de derechos", dijo Bustos a la Fundación Thomson Reuters

El tribunal ordenó al gobierno -tanto a nivel local como nacional-, junto con los ministerios de Medio Ambiente y Agricultura y las autoridades medioambientales, que presentaran planes de acción en el plazo de cuatro meses para combatir la deforestación en la Amazonia.

Según los jueces, la destrucción de la Amazonia conlleva un daño "inminente y grave" para las generaciones presentes y futuras.

El fallo afirma que los bosques se están talando para dejar paso a más tierras de pastoreo y agrícolas, así como a los cultivos de coca -la materia prima de la cocaína-, la minería ilegal y la tala de árboles.

La deforestación es una fuente clave de emisiones de gases de efecto invernadero que impulsan el cambio climático, lo que daña los ecosistemas y las fuentes de agua y conduce a la degradación de la tierra, dijo el tribunal.

"Sin un medio ambiente sano, los sujetos de derecho y los seres vivos en general no podrán sobrevivir, y mucho menos salvaguardar esos derechos para nuestros hijos o para las generaciones futuras", dice la sentencia.

La demanda sigue a un aumento de los litigios en todo el mundo que exigen medidas o reclaman daños y perjuicios por el impacto del cambio climático, desde la subida del nivel del mar hasta la contaminación.

Fuente: Reuters

Un bosque cercano también lo es. Pronto, el gobierno otorgará a la montaña también personalidad jurídica.
El río Whanganui, en Nueva Zelanda, es una persona jurídica. Un bosque cercano también lo es. Pronto, el gobierno otorgará a la montaña también personalidad jurídica. Source: National Geographic

The Whanganui River in New Zealand is now a legal person. So is a nearby forest

El 20 de marzo de 2017 ocurrió algo extraordinario. Nueva Zelanda reconoció por ley lo que los maoríes habían insistido todo el tiempo: El río Whanganui es un ser vivo. El Parlamento aprobó una ley que declara que Te Awa Tupua -el río y todos sus elementos físicos y metafísicos- es un todo indivisible y vivo, y que en adelante posee "todos los derechos, poderes, deberes y responsabilidades" de una persona jurídica.

Este no es el único estatuto de este tipo. Basándose en el precedente de Whanganui, 820 millas cuadradas de bosques, lagos y ríos -un antiguo parque nacional conocido como Te Urewera- también adquirieron personalidad jurídica. Pronto una montaña, Taranaki, se convertirá en la tercera persona.

Para los líderes maoríes, la atención a los derechos legales está fuera de lugar. Lo que importa es una nueva orientación de los seres humanos hacia el mundo natural, que no se basa en derechos sino en responsabilidades. 

La intención principal de los estatutos neozelandeses es hacer frente a las injusticias de larga data. Surgen del camino de la verdad y la reconciliación que el país ha recorrido durante los últimos 40 años, tratando de remediar una historia de promesas incumplidas a los maoríes. Los sucesivos gobiernos (conocidos en la jerga constitucional como "la Corona") han incumplido el Tratado de Waitangi, el documento fundacional de la nación, casi desde el año en que se firmó.

En la nueva legislación, la Corona pide disculpas por sus errores históricos, reconociendo que ha violado el tratado, que ha socavado la capacidad de las tribus de Whanganui para ejercer sus derechos y responsabilidades consuetudinarias con respecto al río y que ha puesto en peligro su bienestar físico, cultural y espiritual.

La Corona dice que "pretende expiar sus errores pasados y comenzar el proceso de curación". El acto de Te Awa Tupua, dice, representa "el comienzo de una relación renovada y duradera", con el río en el centro.

Es una declaración de humildad para un gobierno. Pero no devuelve la propiedad del río a las tribus de Whanganui. Desde el punto de vista político, eso sigue siendo un puente demasiado lejano, incluso para un país que cree que su futuro está en una auténtica "asociación por tratado" entre maoríes y no maoríes

Source: National Geographic 

El Tribunal Supremo espera que su histórica sentencia cambie esta situación. Señalando que
Bangladesh ha dado a todos sus ríos sus propios derechos legales El Tribunal Supremo espera que su histórica sentencia cambie esta situación. Señalando que «es probable que el agua sea la preocupación medioambiental más acuciante del próximo siglo», pidió que se protejan los ríos «a toda costa». Source: Unsplash/Hasin Hayder

Bangladesh ha dado a todos sus ríos sus propios derechos legales

A veces se conoce a Bangladesh como el "país de los ríos". Tiene cientos de ellos – y a lo largo de los años, se han ido contaminando cada vez más. Pero a partir de principios de julio de 2019, cada uno de ellos cuenta con un nuevo y notable nivel de protección: El Tribunal Supremo de Bangladesh ha otorgado derechos legales a todos los ríos del país.

Ahora, las personas que dañen un río pueden ser llevadas a los tribunales por la Comisión Nacional de Conservación de Ríos nombrada por el gobierno. Se les juzgará como si hubieran dañado a una entidad viva, porque cada río tiene ahora derecho a la vida. Eso significa que los representantes humanos del río designados por el gobierno pueden demandar en su nombre cuando esté en peligro.

Bangladesh no es el primer lugar que aprueba una ley de este tipo. En Estados Unidos, los votantes de Ohio concedieron en febrero al lago Erie el derecho legal a "existir, florecer y evolucionar de forma natural", y en los últimos años también se han promulgado leyes nacionales y estatales que conceden derechos a los ríos y bosques desde Nueva Zelanda hasta la India y Colombia.

Todo ello forma parte del incipiente movimiento de los "derechos de la naturaleza", que defiende que, en lugar de considerar la naturaleza como una propiedad que hay que poseer, debemos reconocer que tiene sus propios derechos inalienables, similares a los que nosotros disfrutamos.

Pero incluso entre los países que han adoptado los derechos de la naturaleza, Bangladesh destaca ahora por haber hecho algo sin precedentes. "Lo que es único en Bangladesh es que han declarado que todos los ríos tienen este estatus", dijo Ben Price, director nacional del Fondo de Defensa Legal del Medio Ambiente de la Comunidad (CELDF), un bufete de abogados de interés público sin ánimo de lucro que ayuda a las personas que se enfrentan a las amenazas a su medio ambiente local. En cambio, otros países sólo han concedido derechos a masas de agua concretas.

El país ya contaba con multas para disuadir a la gente de dañar las vías fluviales, pero esas sanciones no funcionaban lo suficientemente bien como para evitar la contaminación, el dragado ilegal y la invasión de asentamientos humanos. El Tribunal Supremo espera que su histórica sentencia cambie esta situación. Señalando que "es probable que el agua sea la preocupación medioambiental más acuciante del próximo siglo", pidió que se protegieran los ríos "a toda costa".

Fuente: Vox

Time to view the natural world as an equal

Conceder el estatus de persona a un entorno natural puede parecer una extraña ficción jurídica, pero no es más peculiar que la idea de que las corporaciones deberían disfrutar de ese mismo estatus, que ha estado con nosotros desde la década de 1880.

Si nos parece extraño ver a la naturaleza como vemos a las personas, puede que se deba a que hemos crecido en una tradición intelectual antropocéntrica que trata al mundo natural como un objeto que hay que examinar y explotar para el uso humano, en lugar de como un sujeto con el que hay que comulgar y respetar.

Si tenemos en cuenta todos los efectos devastadores de la destrucción de los ecosistemas, esperamos que muchos más países sigan su ejemplo, sobre todo porque muchos animales se están extinguiendo.

Fuente: Vox

tener impacto

10 COSAS QUE PODEMOS HACER PARA SALVAR NUESTRO PLANETA

Con un millón de especies en peligro de extinción debido a la actividad humana, aquí hay 10 cosas que puedes hacer para ayudar.