Skip to content

Estás utilizando un navegador anticuado

Este sitio no es compatible con Internet Explorer y Microsoft ha dejado de publicar actualizaciones, por lo que puedes encontrar problemas al visitar este sitio y te recomendamos encarecidamente que actualices tu navegador para obtener una funcionalidad web moderna, una mejor experiencia de usuario y una mayor seguridad.

Actualizar mi navegador

El 31 de mayo, la Tierra podría quedar envuelta en una densa lluvia de estrellas

2 min. de lectura

Planeta Sostenible
El 31 de mayo, la Tierra podría quedar envuelta en una densa lluvia de estrellas
Source: Bioguia

La Tierra cruzará por la órbita del cometa SW 3 y esto podría traer consigo un fenómeno espectacular si fragmentos se anticipan al paso del mismo.

Una densa lluvia de estrellas

El cometa 73P/Schwassmann/Bachmann 3 fue avistado por primera vez en 1930. En 1995, el SW 3, como se le conoce comúnmente, reapareció al registrar una serie de explosiones y destellos captados por telescopios a lo largo de varios meses.

En 2006, el cometa siguió desintegrándose y quedó dividido en fragmentos luminosos, cada uno con su respectiva estela. Este 2022, hacia finales de este mes, la Tierra podría tocar la órbita del SW 3 sin chocar con este.

El suceso no es catastrófico, ni mucho menos. En 1872, cuando la Tierra tocó la órbita del cometa 3D/Biela, cerca de 3.000 meteoritos fueron observados en el cielo, en el Hemisferio Norte de nuestro planeta. Esto ocurrió después de que el cometa pasara por el punto de coincidencia.

La riqueza del espacio Source: DW

Lluvia anticipada al cometa SW 3

Por el contrario, faltan todavía algunos meses para que el SW 3 pase por el punto en el que la Tierra coincidirá con su órbita. Aunque no se sabe de cierto, es probable que restos desprendidos a partir de la fragmentación del cometa hayan constituido una formación anterior al paso del mismo, y se "anticipen" a su paso. Si eso sucede, la Tierra se vería envuelta en una lluvia de estrellas que precedan al paso mismo del cometa.

Algunos modelos estadísticos prevén que el fenómeno sí ocurrirá, mientras que otros dicen que la posible lluvia de estrellas evitaría el paso de la Tierra, por poco margen.

Los primeros modelos indican que el fenómeno podría comenzar el próximo 31 de mayo a las 15:00, tiempo de Australia. En América Latina empezaría a eso de las dos de la mañana del 31 de mayo, tiempo de Buenos Aires, o la medianoche del 30 al 31 de mayo, tiempo de Ciudad de México.

*Artículo publicado en Bioguia (fuente original DW)